La Viceministra de Ciencia y Tecnología, Erlinda Hándal Vega, presidió el evento de difusión de Resultados de la Información Estadística de Ciencia y Tecnología  producida por el Nuevo CONACYT por medio del Observatorio Nacional de Ciencia y Tecnología,  en el año 2017.

El Observatorio Nacional de Ciencia y Tecnología, tiene como objetivo la recolección, tratamiento, análisis y divulgación de información estadística y estudios provenientes de cada una de las unidades e instituciones dedicadas a la innovación, ciencia y tecnología en nuestro país.

Entre la información estadística realizada para este año se encuentran los Indicadores de Ciencia y Tecnología, que son el resultado de la recolección, tratamiento y análisis de la información estadística de 39 Instituciones del sector de Educación Superior y 15 instituciones del sector gobierno, dedicadas a las Actividades Científicas y Tecnológicas.

Dentro de esta información estadística,  se destaca el indicador de Inversión en Investigación y Desarrollo (I+D), en el sector de educación superior, la mayor fuente de financiamiento son los recursos propios con el 88.19%, el Gobierno invierte el 4.24%, el extranjero el 5.91%, las ONG´s invierten el 0.74% y la empresa el 0.92%; el área de ciencia y tecnología en que más se invierte son las Ciencias Sociales. En el sector gobierno también los recursos propios representa la mayor fuente de financiamiento.

La capacidad científica del país se refleja en el recurso humano dedicado a la actividad de investigación y desarrollo (I+D); en el Sector de Educación Superior, de los docentes investigadores el 57.91% son hombres y el 42.09% son mujeres y de los investigadores el 67.59% son hombres y el 32.41% son mujeres.

En cuanto al nivel académico de los docentes investigadores el 50.44% tiene nivel licenciatura, el 39.74% tiene nivel Maestría y el 6.01% nivel doctorado postgrado; del total de docentes investigadores el 29.3% se dedica al área de Ciencias Sociales 18.10% se dedica al área de Ciencias Naturales y exactas, el 26.43% a Ingeniería y Tecnología, 12.76% a Ciencias Médicas, 5.86% a Ciencias Agrícolas, y 7.55% Humanidades.

En el sector gobierno del total de Recursos Humanos dedicados a ACT (1083), un 21.88% (237) se dedica a Actividades de I+D, 73.78% (799) se dedican a brindar Servicios Científicos y Tecnológicos (SCT) y 4.34% (47) se dedican a Actividades de enseñanza y formación Científica y técnica (EFCT).

Otro de los estudios realizados son los Indicadores de Recursos Humanos en Ciencia y Tecnología, para el periodo de 2004-2015. Este estudio revela que  los graduados del Sistema de Educación Superior han crecido de manera sostenida desde el año 2004 (13,073) hasta obtener 22,994 graduados en el 2015. Al realizar el comparativo entre el año 2004 y el año 2015, en términos de graduados, se nota un aumento de 9,921 graduados, siendo las Ciencias Naturales y Exactas y las Ciencias Sociales las que han crecido más rápido en el número de graduados durante el periodo de estudio (66%) y (39%) respectivamente. En su mayoría los graduados durante estos años se acumulan en el nivel académico de Licenciatura y nivel Técnico; siendo las áreas científicas más demandadas: Ingeniería y Tecnología, Ciencias Médicas y Ciencias Sociales.

Del total de 1,804 graduados en las áreas de Ciencias Naturales y Exactas para el 2015, en su mayoría son de las carreras de Computación (856) y de Sistemas (803). A nivel de género siete de cada diez graduados son hombres y tres de cada diez mujeres.

Por otra parte se presentó el resultado final del análisis de los indicadores de Vinculación de las instituciones de Educación superior y su entorno, que comprenden la medición de las capacidades como: stock de conocimientos e infraestructura física y la medición de actividades de vinculación que Incluyen investigación, docencia y difusión.

Finalmente, se presentó el  estudio que mide la percepción de los investigadores y docentes investigadores sobre las variables que inciden en la percepción positiva o negativa de la ciencia y la tecnología; en cuanto a  los hábitos informativos y culturales, actitudes y valores y  la apropiación social individual o colectiva de la ciencia y la tecnología.